Mi labor profesional como dermatólogo en Madrid me ha permitido tratar casos en los que el estrés y demás cuestiones psicológicas están detrás de las afecciones cutáneas. Los efectos más patentes de estos cuadros de ansiedad se manifiestan sobre todo en nuestros sistemas cardiovascular e inmunitario. En este último caso, lo que provoca el estrés o el pasar por algún evento traumático es que suframos un descenso de nuestras defensas y que seamos más vulnerables a las infecciones. Es aquí donde nos toca hablar del tema dermatológico, ya que el estrés puede afectar a nuestra piel de distintas formas.  

En la clínica del Doctor Portocarrero encontrarás la solución a este tipo de patologías dermatológicas. Por ejemplo, el estrés emocional puede ser el causante de muchos trastornos en tu piel. Hablamos de picores, sensación de cosquilleo y dolor e incluso sarpullidos y granos. El acné, una enfermedad eruptiva de la piel, puede agravarse como consecuencia del estrés en los adultos. Decimos adultos porque suele ser una patología presente entre los adolescentes. Los brotes de acné aparecen por una alteración de tus glándulas sebáceas de la piel.  


El eccema puede ser consecuencia también del estrés y la ansiedad. En este caso se trata de una enfermedad inflamatoria crónica que no es contagiosa. El término médico a utilizar es dermatitis. La dermatitis atópica puede surgir o agravarse por causas de tipo emocional como cuadros de angustia, ansiedad o estrés. Algunos desórdenes emocionales graves pueden también derivar en urticaria, que no es sino una alteración alérgica de tu piel. Tu dermatólogo en Madrid te ayudará a tratar esta aparición, en muchos casos repentina, de pápulas o erupciones cutáneas.