Muchos de los especialistas en dermatología y venéreas en Madrid coinciden en que es habitual que los pacientes con algún problema en la piel alarguen la visita al dermatólogo a la espera de que se solucione por sí mismo el problema. En ocasiones se da poca importancia a cierta anomalía y se considera que será algo pasajero. Esto puede ser un gran error, especialmente en aquellas afecciones de la piel que son contagiosas y que se extienden con rapidez. Un buen ejemplo de esto es el molusco contagioso, a continuación explicamos en qué consiste.

Esta enfermedad se trata de una infección viral cutánea muy contagiosa y que es de carácter auto inoculable, lo que quiere decir que la persona que la padece puede contagiarla de una parte a otra del cuerpo al tocarse la zona afectada. El gran problema de este virus de ADN con gran tamaño es que las personas tienen muy poca capacidad a dar una respuesta inmunológica.

Se trata de una enfermedad que se presenta principalmente en los niños de entre dos y tres años, siendo más común en las zonas cálidas por la facilidad del contacto de la piel desnuda contagiada. Son especialmente proclives los menores atópicos y que tienen una base atópica. El aspecto de la lesión es como un granito de pequeño tamaño con la superficie plana y brillante que pueden llegar a ser muy numerosas.

La forma de tratamiento clásica brindada por un especialista en dermatología y venéreas en Madrid es a través de su eliminación o bien con sustancias irritantes o a con pequeñas cuchillas para eliminarlas. A pesar de no ser nocivo para el organismo es altamente contagioso.

Si sufres de este u otro problema dermatológico no dudes en contactar con el Doctor Portocarrero.