Existe la creencia generalizada de que los problemas dermatológicos pueden resultar molestos, pero no suponen un grave riesgo para la salud. Y esa es una afirmación algo alejada de la realidad pues, como puede contarte cualquier dermatólogo en Madrid, uno de los tipos de cáncer más agresivos que existen comienza precisamente en la piel y puede extenderse rápidamente hacia otros órganos. Hablamos del melanoma.

Al llegar los meses de verano son muchas las personas que quieren lucir su cuerpo bronceado, por lo que acuden a los centros de rayos UVA o pasan largo tiempo al sol. En nuestra piel hay células de diferentes tipos, y unas de ellas, los melanocitos, tienen la función de producir una sustancia, la melanina, para protegernos de las radiaciones ultravioletas. Puede ocurrir que, por diferentes razones esos melanocitos comiencen a multiplicarse de forma desorbitada formando lo que un dermatólogo en Madrid denominaría melanoma, es decir, un pequeño tumor que se hace visible como un lunar que crece con inusitada rapidez.

Pero los melanocitos no son células que se encuentren únicamente en las capas externas de la piel, sino que están presentes en muchas otras partes del cuerpo. Son responsables del color de nuestro pelo, del de los ojos y también existen melanocitos en el aparato digestivo, en el sistema nervioso… De modo que cuando se detecta uno de estos lunares, el grave riesgo es que puede afectar rápidamente a esos otros melanocitos provocando la aparición de tumores cancerosos en muchos otros órganos de nuestro cuerpo: huesos, cerebro, pulmones…

Es por esto que el Doctor Portocarrero recomienda que, al menos una vez al año, acudas a su consulta para revisar tu piel y detectar esos peligrosos lunares antes de que crezcan.